Convivencia de oficina

Hace ya casi 4 meses que convivo con mi novia y obviamente, hay cosas que no son simples. El compartir una cocina, un cuarto, placards, una mesa, ¡un baño! (por suerte tenemos dos, pero uno lo usamos de baulera y la baulera la tenemos vacía, ya lo hablaré con algún profesional) no es fácil.
Tampoco es tan grave como la gente lo hace parecer, para mí son más las risas que las discusiones, al menos por ahora. Hay una variable importantísima en esta ecuación: yo elegí vivir con ella. Este punto es fundamental. Uno elige amigos, pero no vecinos, por ejemplo. Hoy por la mañana me encontré con un cartel cuando salí del ascensor que decía más o menos así

“Ayer dejé un colchón secando en la terraza y cuando lo fui a buscar ya no estaba. El que se lo llevó que se lo quede, pero qué feo dormir en un colchón robado y que feo que esto pase entre vecinos”

Es una lástima no poder elegir quién vive en el edificio de uno, no? Y mucho peor es no poder elegir con quién comparte la oficina! Uno pasa más tiempo en la oficina que en su casa, y tiene que pasar mucho tiempo desarrollando un instinto asesino.
La convivencia no es más que saber respetar.
No hay día que, por ejemplo, no escuche varias veces celulares sonando con ringtones horribles a todo volumen, sobre todo cuando el dueño del teléfono no está! Por favor, el teléfono celular debe acompañar a su dueño a todos lados.
No me digan que nunca les pasó de dejar algo en alguna heladera y que no esté cuando lo van a buscar. Y es entendible que uno se enoje y piense clavarle en el corazón la lata de Coca light al culpable.
También está la gente que grita como si estuvieran perdidos en el Sahara. Los que hablan tan bajito que no se les entiende. Los que no saludan. Los que saludan cada vez que pasan. Los que se hacen que no entienden. Los que realmente no entienden. Los que no quieren entender. Los que piden que entendamos cosas que son imposibles. Las chicas que en verano viven pidiendo apagar el aire acondicionado en lugar de abrigarse. Los que hablan todo el día por teléfono.
Pero convivencia también es tolerancia. Y más allá de esa tolerancia y la falta de respeto que pueda llegar a mostrar cierta gente, también es una muestra de respeto agarrar a un compañero de oficina y pedirle de buena forma que modifique alguna de las actitudes que nos irritan. Y tratemos de trabajar de buen humor a pesar de todo. Buen 2009!

1 Comment

Responder a Anonymous Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s