Verificación Técnica

Ayer, un mediodía de 35º aproveché y fui a hacer la verificación técnica vehicular. No soy muy bueno eligiendo momentos para hacer estas cosas, pero quiero sacármelas de encima en cuanto las pienso. No se dan una idea lo que transpiré entre el calor y los nervios, me sentí en el Servicio Militar que nunca tuve!
Había una fila de 3 o 4 autos. Luego de pagar, uno de los chicos me hace señas para que adelante el auto un poco. Me subí, lo adelanté unos metros y abrí la puerta para bajar. En eso veo que se me acerca otro de los chicos como para decirme algo. Entonces me quedo con la puerta abierta, pero todavía sentado y me dice “no anda la ventana?”. Pufff… ni empezamos y ya me bardean. “Sí, papá!” y se la bajé con sonrisita al estilo de “cómo no me va a andar la ventana?”. La tortura recién empezaba.
“Bajá la otra ventana”, “A ver, prendé las luces de posición”, “Ok, las bajas, las altas”… tenía las dos ventanas bajas y el auto que lo prendía y apagaba cada vez que me pedían. Entre el calor que hacía y los nervios que yo tenía, ni encontraba los botones para hacer todo.
“Prendé las valisas”. “Ok, pisá el freno” y se va para atrás. Escucho que me grita diciendo “apagaste las valisas? prendé prendé!”. “Prendé la luz de giro a la izquierda”. “Pero apagá las valisas!”. Mierda, decidite!
Mientras cumplía con mi deber y miraba por el espejo izquierdo al que estaba atrás, se me metió hasta la cintura uno por la ventana derecha al grito de “andan los cinturones de seguridad?”. Dios! por qué no me miden la presión a mí, me van a infartar!
Después me hicieron subirlo a una rampa donde probé el freno de mano y la respuesta de frenado de las cuatro ruedas. “Dejalo sin freno de mano y sin cambio puesto”. Me sentía uno de esos patitos en las ferias que cada vez que le pegan un tiro cambian de lado. A todo esto, empecé a sentir un temblequeo en todo el auto, arriba de esa tarima y pensaba que el auto se iba a caer conmigo adentro. Cuando empecé a disfrutar de los masajes, se terminó y me pidieron que lo baje y que espere el informe. A los dos minutos vino otro de los chicos con una oblea para pegar y me dice “en dónde querés que la pegue?”. Qué stress! Ya estoy sufriendo de sólo pensar en la de 2010. No me gustan estas cosas.

4 Comments

  1. La verdad es que me hiciste reír a mi también… Además acabo de hacerla y coincido con vos.
    Lo terrible es que la mayoría de los “cancheritos” que te gastan, ni siquiera saben andar en bici… Ojo, ni hablar de conducir patines, jajajaja

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s