Prode

Abril de 1990. Yo tenía 11 años y vivía para el fútbol. Sabía las formaciones de todos los equipos, armaba campeonatos con los Playmobil y me prendía a la radio los domingos a la tarde para escuchar a Boca (era la época en la que todos los equipos jugaban a la misma hora y en la radio iban anunciando los goles de los otros partidos).
Muy de vez en cuando, mi padre me dejaba jugar al prode, algo que me fascinaba. Poner local, empate o visitante en cada uno de los 13 partidos me llevaba mucho tiempo de análisis y era toda una diversión, trataba de ser lo más objetivo posible, obviamente.
Papá me comentaba que había gente que jugaba siempre el mismo “dibujo”, sin importar los resultados y a mí me costaba muchísimo entenderlo.
Ahí estaba yo, analizando la 29° fecha de la temporada 88/89 del fútbol argentino. Boca jugaba contra Newell’s en Rosario. De visitante, Boca venía con una racha de 13 empates (12 consecutivos) y una derrota. Casi sin dudarlo, puse la X en el medio. Empate.
Miraba la tarjeta jugada todo el tiempo, como queriéndome asegurar que no me había equivocado en nada. Los 3 partidos de la División B Nacional se jugaron el sábado y los había acertado. El domingo estaba con la radio prendida desde el mediodía, listo para escuchar los 10 partidos correspondientes a la Primera División.
Mientras se jugaban los partidos, yo iba anotando en un papel cómo eran los resultados hasta el momento.
A falta de 15 minutos para que terminen los partidos, acertaba 8 de los 10 partidos. Uno de los dos que no iban como yo había puesto era Newell’s vs. Boca. Boca ganaba 2 a 0 con goles de Ponce e Itabel y Newell’s había hecho un gol hace poco. Me moría de las ganas de que Boca gane, pero no tenía que hacer fuerza para que Newell’s empate?
A papá lo volvía loco con gritos al estilo de “voy 8 bien”, “casi hace un gol Deportivo Español!”, “Vélez va empatando”. Pero él seguía con sus cosas y yo no entendía cómo se podía mantener al margen de todo esto!
Terminó el partido y un par de goles al final cambiaron algunos resultados. Terminé acertando 9 partidos de 13. Nada mal, pero había estado muy cerca.
En la tarjeta jugada, había marcado con color cuáles habían sido los resultados reales y se la mostré a papá.
“A ver qué pusiste?”, me dijo. Yo, en silencio. Al rato me dijo sorprendido “pusiste que Boca empataba???”. Le dije que sí, y le traté de justificar la decisión.
Me devolvió la tarjeta y me dijo muy serio: “imaginate que no ganes el prode por sólo un partido y que sea por no haber puesto que Boca ganaba. No te lo perdonarías nunca!
Mierda! eso me quedó grabado para siempre. Fue uno de los primeros consejos de padre que recibía.
A partir de ese momento, cuando jugaba al prode o apostaba algo con algún amigo, siempre, pero siempre, ponía que Boca ganaba y River perdía.
Gracias Pa! Feliz día!

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s